BLOG

Ùltimas Noticias

NOTICIAS INTERNACIONALES: CHILE. LA CORTE DE APELACIONES DE LA SERENA DETERMINA QUE EL EMPLEADOR NO PUEDE MODIFICAR UNILATERALMENTE JORNADA DE TRABAJO A TRAVÉS DE REGLAMENTO INTERNO.

La Corte de Apelaciones de La Serena determina que el empleador no puede modificar unilateralmente jornada de trabajo a través de Reglamento Interno.

 

PRIMERO: Que don CMGC, abogado, por la demandante Sindicato de Empresa La SS Co S.A. – rit o-400-2016 ruc 1640042104-1- interpuso recurso de nulidad en contra de la sentencia definitiva de fecha 24 de noviembre de 2016, asilado en la causal establecida en el artículo 477 del Código del Trabajo, segunda parte, – infracción de ley que hubiere influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo- pues se dictó con infracción de lo dispuesto en el artículo 10 n° 5 del Código del Trabajo.

 

Explica que la demandada RSL desde el mes de junio del año 2015, intentó realizar una modificación unilateral en las mallas de turno de los trabajadores del Sindicato demandante, modificaciones que fundamentaba en la implementación de las normas de la ley 20.823, lo que no es posible ya que ello puede ocurrir sólo mediante el acuerdo de los contratantes por ser la jornada de trabajo un elemento esencial del contrato ya sea que se pacte con o sin sistema de turnos.

 

Señala que el vicio producido en la sentencia le ha ocasionado un perjuicio consistente en que, de haberse declarado por el sentenciador que RSL, no puede modificar la distribución de la jornada de trabajo sin el consentimiento de los trabajadores, estos habrían conservado sus turnos históricos que, tal como quedó asentado por la prueba documental incorporada, estos eran más beneficiosos para ellos, incluyendo un descanso de tres días corridos en un mes, situación que se perdió con la aplicación de lá nueva malla introducida por el empleador pero sin acuerdo de los trabajadores afectados, modificando de esta manera unilateralmente el contrato de trabajo y provocándole un perjuicio en tal sentido. (sic)

 

Solicita se invalide la sentencia en lo pertinente y, acto seguido y sin nueva vista, se dicte la de reemplazo en la que se disponga que se acoge en todas sus partes la demanda interpuesta por esta parte, declarando que RSL, no puede modificar la distribución de la jornada de trabajo sin el consentimiento de los trabajadores; y, en el evento de haberlo realizado a la época del fallo, que debe reponer su jornada a la malla vigente para cada uno de ellos antes del 8 de junio de 2015, con costas.

 

En la fecha fijada para la audiencia respectiva, se oyeron alegatos de ambas las partes.

SEGUNDO: Que al tenor del recurso entablado – de derecho estricto- que sólo tiene por objeto revisar que el derecho haya sido correctamente aplicado a este caso, corresponde dilucidar si la modificación unilateral por parte de la demandada a la malla de turnos de los trabajadores afiliados al sindicato demandante se ajustó o no a las facultades del empleador, en relación con las normas vigentes aplicables a la relación laboral entre las partes.

 

TERCERO: Que en el considerando sexto de la sentencia recurrida, el Tribunal a quo ha declarado “Que resulta un hecho indubitado en esta causa, y así aparece de la documentación incorporada por las partes, que la empresa demandada unilateralmente, a contar del 5 de septiembre de 2016 implementó un nuevo sistema de turnos para los trabajadores miembros del Sindicato demandante para de este modo según ella señala, cumplir con la ley 20.823 que incorporó al Código del Trabajo el artículo 38 bis estableciendo el goce de 7 días adicionales de descanso en días domingo; siendo del mismo modo un hecho asentado y aparece de manifiesto en la prueba rendida que el Sindicato demandante como sus integrantes individualmente considerados, han resistido y manifestado formalmente se desacuerdo con las modificaciones. De este modo, lo que corresponde determinas en estos autos, es, como se indicara en audiencia preparatoria, si la modificación a la malla de turnos de los trabajadores afiliados al sindicato demandante se ajustó a las facultades del empleador, en relación a implementar las disposiciones de la Ley 20.823 o si por el contrario, carecía de dichas facultades, debiendo las modificaciones efectuarse en base a un acuerdo entre las partes”.

 

CUARTO: Que como es sabido la ley 20.823 introdujo el artículo 38 bis al Código del Trabajo, el cual previene: “Sin perjuicio de lo señalado en el inciso cuarto del artículo anterior, los trabajadores a que se refiere el número 7 del inciso primero del mismo artículo gozarán, adicionalmente a ello, de siete días domingo de descanso semanal durante cada año de vigencia del contrato de trabajo. Sólo mediante acuerdo escrito entre el empleador y los trabajadores, o con el o los sindicatos existentes, hasta tres de dichos domingos podrán ser reemplazados por días sábado, siempre que se distribuyan junto a un domingo también de descanso semanal. Este derecho al descanso dominical no podrá ser compensado en dinero, ni acumulado de un año a otro. Este artículo no se aplicará a los trabajadores contratados por un plazo de treinta días o menos, ni a aquellos cuya jornada ordinaria no sea superior a veinte horas semanales o se contraten exclusivamente para trabajar los días sábado, domingo o festivos.»

 

QUINTO: Que, a su turno, el artículo 10 Nº 5 del Código del Trabajo establece que la duración y distribución de la jornada laboral es una cláusula esencial del contrato de trabajo, salvo que en la empresa existiera un sistema de trabajo por turno, caso en el cual se deberá estar a lo previsto en el reglamento interno. Esta norma sin embargo, no puede interpretarse sin tener presente que la jornada de trabajo es parte de aquellos elementos esenciales del contrato de trabajo y debe ser un acuerdo entre trabajador y empleador, esta Corte lo ha sostenido así anteriormente (ver causas rol 183-2015 y 682016).

 

Que, dicha interpretación no se aparta de principios que sirven de sustento a la normas laborales, en este caso el principio pro operario y la regla de la condición más favorable contenida en dicho principio la que “importa el respeto a aquella condición más beneficiosa anteriormente acordada al trabajador y que se encuentra permanentemente incorporada a su patrimonio, suponiendo de este modo la existencia de una situación concreta anteriormente reconocida y que debe ser respetada en la medida que resulte más favorable a la nueva norma que se ha de aplicar” (Plá Rodríguez, Américo, 1998, Los Principios del Derecho del Trabajo y en el mismo sentido Gamonal, Sergio, 1998, Introducción al Derecho del Trabajo).

 

Que, al permitir la ley al empleador que la jornada no se plasme en el contrato y se contenga en un documento distinto –como sería el Reglamento interno de orden higiene y seguridad- no importa de manera alguna, que dicho instrumento pueda ser cambiado a voluntad por el empleador, modificando así la jornada de trabajo, que ha sido consensuada previamente con los trabajadores. En efecto, la disposición contenida en el artículo 153 inciso 4º del Código del Trabajo, otorga el derecho a impugnar las disposiciones ilegales de dicho reglamento interno a los trabajadores afectados, por lo que el contenido del Reglamento interno no puede ir en contra de las normas y principios esenciales del Derecho del Trabajo.

 

Que, sumado a lo anterior, cabe tener presente que diversas disposiciones del Código del ramo reiteran lo dicho supra en cuanto utilizan la expresión “jornada de trabajo convenida” como lo hace el artículo 12, que permite además, regular el derecho del empleador a alterar diversos aspectos de la relacion laboral, pero ello no es absoluto sino restringido, consagrando incluso un procedimiento de reclamo para el trabajador puesto en la situación conteplada en la norma. Lo mismo puede decirse del artículo 24 del citado código, que previene que la jornada es una convención entre las partes.

 

En consecuencia, a la luz de las disposiciones aludidas el empleador no puede modificar la malla de turnos a su arbitrio y debe ser con acuerdo de la demandante, por lo que la causal de nulidad en resolución debe ser aceptada.

 

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 474 y siguientes del Código del Trabajo, se acoge el recurso de nulidad interpuesto por el abogado don Christian Marcelo Geraldo Cortés en representación del Sindicato de Empresa La Serena Store Co S.A. en contra de la sentencia de veinticuatro de noviembre de dos mil dieciséis, pronunciada por don Vladimir Hernando Jofré Hidalgo, juez suplente del Juzgado de Letras del Trabajo de

La Serena, por haberse incurrido en la causal del artículo 477 Código del Trabajo, la que es nula, procediéndose a dictar, acto continuo y sin nueva audiencia, sentencia de reemplazo.

Author: